Seleccionar página
Tweet about this on Twitter0Share on Facebook1Share on Google+0

 

 

 

Después de varios meses de “lapsus mental” o simple vagancia, donde no tuve ganas , o tiempo de escribir, o incluso ambas … estaba perezosa de coger y sentarme en la silla y recapitular los meses e historias vividas.

 

IMG_5094

 

Hoy, en plenos Agosto, he vuelto a coger papel y boli, y me he lanzado a escribir todo aquello que me ha quedado por contar, bueno, casi todo. Y es que sino, no podría llamarse diario, y no tendría sentido, así que … ¡Allá voy!

Después del primer mes todavía seguía teniendo una sensación muy rara en el cuerpo, por un lado alucinando de estar aquí, sin creerme al cien por cien que vivía en Australia, pero por otro, completamente contradictorio, una sensación de llevar muchísimo más tiempo del real.

Me sentí muy cómoda desde el principio, y me adapté bastante rápido a vivir en un país de habla Inglesa, cosa que pensaba que no sucedería así, debido a mi paupérrimo nivel de inglés.

Al pasar todas las mañanas en la escuela escuchando a los profes (ya que mis compañeros de clase, lo siento, pero no cuentan, ya que si en España hablamos “espanglish” en Asia … ) y las tardes con los niños y Erica, sirvieron para que rápidamente mi oído se hiciese a este idioma y mi cerebro comenzase a aprender muy rápido y pensar en inglés.

 

IMG_3066

 

Hasta Mayo el tiempo fue muy pero que muy bueno, pude disfrutar de la playa, sesiones de surf en bikini o neopreno de verano, y esto para mi es una pasada ya que, en Galicia, sea verano o invierno, es casi imposible surfear despelotada.

Aun recuerdo algún día de suerte el pasado verano, donde el agua estaba “buena” en La Lanzada, y cuando unas de mis personas favoritas en el mundo – profe de surf nenas y ojos verdes – Josh, vió como entraba al agua con tabla y bikini y me dijo algo como “ Pero ti donde crees que vas? “

A los 20 minutos estaba muerta de frío, y tuve que salir a ponerme el puñetero neopreno … ¡Alana López no estás en el caribe!

Y por eso disfruto tantísimo al entrar al agua aquí en pleno otoño, 20 y pico grados dentro del agua … espectacular.

Y la verdad que yo creo que hasta surfeo mejor. No es que al quitarme el neopreno me vuelva prima hermana de Kelly Slater, pero si, sin neopreno o con una licra fina, tengo muchísima más movilidad, ligereza y bueno, aunque tiene un contra que son las rozaduras con la tabla, mola muchísimo. Es cómodo y la sensación de libertad al surfear la multiplicas por cien.

 

Captura de pantalla 2016-07-25 a la(s) 13.41.17

 

Durante estos meses, Abril, Mayo, Junio y Julio, mi vida se convertiría en rutina por la semana, y relax y cerves, muchas cerves, los fines de semana.

 

IMG_4153

En la escuela ha ido muy bien, he estado muy contenta ya que, aunque donde creo que más aprendo es en el día a día en mi casa o en la calle, con situaciones que no planeo, pues no está de más aprender gramática y esas cosas aburridas.

He hecho varios exámenes durante estos meses, y los he bordado. En el primero fui la mejor de la clase, y la verdad que me hizo mucha ilusión, ya que, nunca lo he sido. Siempre he sido bastante vaga y conformista por desgracia en los estudios, pero creo que ha sido por que nunca, hasta ahora, estaba haciendo algo que me gustaba.

Cuando algo te gusta, y lo disfrutas, lo das al máximo, y eso se nota.

Cuando llegué en Marzo me pusieron en el nivel “Intermediate” donde estuve durante los siguientes tres meses, y hace unas semanas he subido de nivel al “Upper Intermediate” el último de General English, después solo queda la preparación al examen importantillo.

La relación con los compañeros de la escuela es un capitulo aparte, del que me gustaría hablar otro día, y dedicarle un post única y exclusivamente a las relaciones sociales en las antípodas. Creo que es interesante hacer ver a través de mi corta experiencia, como han sido estos meses con compañeros de clase, colegas y amigos.

 

IMG_2786

 

IMG_2866

 

IMG_3077

 

IMG_4285

 

Y bueno, a lo que iba, en estos meses han pasado muchas cosas. Unas mejores que otras, unas mas divertidas, otras no tanto, y algunas por desgracia, no tan felices como me gustaría.

Todas ellas las quiero compartir aquí, y en este post empezaré por una de las cosas que han hecho que mi vida, en apenas 4 meses, haya cambiado un poquito, bueno, quizá mucho más de lo que crea.

Empezaré por Helena.

Ella es una chica alemana de diecinueve años, la conocí por Facebook durante mis primeras semanas en Australia, en el típico grupo donde más gente como yo, que viene sola al otro lado del mundo, le apetece quedar y conocer gente.

El primer día que nos conocimos nos encontramos en la playa de Manly, con un par de Sidras, y un inglés bastante chapurrero por no decir vergonzoso, por mi parte, aunque la idea de pasar tiempo con alguien desconocido, hablando en inglés, y no juntarme con Españoles, me apetecía y mucho.

Después de las sidras , cenar juntas y reírnos un buen rato, Helena me pareció una niña muy simpática que, a pesar de la diferencia de edad, que a esos años se suele notar mucho, podría convertirse en una buena colega en Australia.

Unos días mas tarde, quedamos para ir a la playa juntas … y sería el último

¿Por qué?

Aquí viene la historia que unos meses mas tarde dio vuelta en cierta manera a mi forma de pensar y ver la vida desde otra perspectiva.

Era un día genial, un calor bastante heavy para ser Otoño, pero eso me encanta, nunca es problema. Lo mejor de todo es que el agua estaba increíblemente buena.

Paseamos, tomamos el sol, nos bañamos, hicimos el idiota con la GoPro … todo iba bien hasta que, no sé como carallo empezamos a hablar de costumbres, de cultura, y de comida.

Supongo que por conocernos más, y romper un poco el hielo de estar en la playa con una desconocida a tu lado tomando el sol …

Ella me dijo que era Vegana ( Según la Wikipedia es la persona que rechaza el consumo de todo producto de origen animal por respeto a los animales ) cosa que, después de un tiempo me daría cuenta de que su significado va mucho más allá del respeto por los animales.

Mis profesores tenían razón, no debes fiarte de la Wikipedia al 100%.

Ella me contó su historia, desde pequeña había adoptado este estilo de vida y alimentación, al igual que su familia. Me contó que además de ser algo bueno que hacía por los animales y el medio ambiente , también formaba parte de la alimentación y la salud.

Me contó también que ella estaba en el equipo nacional de atletismo en Alemania y debido a ello se sometía a diversas pruebas médicas al año, las cuales daban resultados perfectos, desmintiendo así el mito de “ No puedes estar sano sin comer de todo”

Y bueno, cuando acabó, yo le conté la mía.

Mi historia se basa en que desde pequeña, he vivido y crecido entre vacas, cerdos, gallinas y conejos.

Mis abuelos de Lalín, un pueblo a una hora y pico de Pontevedra, se dedicaron a la ganadería durante toda su vida, bueno, desde que volvieron de Andorra, donde pasaron tanto ellos como mi madre y mis tías Maite y Neus muchos años de sus vidas, tras emigrar de la España de los sesenta.

 

2009-06-25 22-40-28

 

Mis abuelos se ganaron la vida con la ganadería, pastando vacas, ordeñándolas, criaron cerdos, gallinas, cazaban conejos … y después los vendían y algunos nos los comíamos.

Recuerdo esos años como maravillosos en mi niñez. Me encantaba ir al campo con mi abuelo, y pasear con las vacas, pasar horas y horas viendo como trabajaban y queriendo ayudarlos, siendo una enana de 6 años me sentía como Heidi en el campo saltando y rodeada de animales y campos verdes.

Algo que nunca se me olvidará, y que recuerdo con mucha gracia, era que me encantaba pisar la mierda de las vacas. Si, me ponía las catiuscas y allá iba, una detrás de otra … Mientras mi hermana se sentaba debajo de algún Carballo a leer un libro yo estaba siempre haciendo el indio por el establo adelante. Y bueno, quienes conocen a mi madre se imaginan su reacción y palabras a mis locuras

– “aniña, pero serás puerca! ¿quieres parar? vente para aquí” – Me muero de risa cada vez que lo recuerdo …

Me encantaba darle de comer a las vacas también, mirar la colita de los cerdos, o espantar y correr detrás de las gallinas.

Tomábamos la leche de nuestras propias vacas, el jamón de los cerdos, y los huevos de las gallinas. ¡Un self-Service vaya!

Otra de las cosas que recuerdo, y no con ningún tipo de trauma o pena, era la matanza. Solo la de los cerdos, era la única que yo allí recuerdo. Recuerdo que gritaban muchísimo, pero yo no pensaba en nada acerca del dolor o las ganas que el cerdo tendría de vivir. Para mi en ese momento, el cerdo era un animal que, lo cuidábamos y alimentábamos para comer, y punto. Nunca jamás nuestra menté llegó a abrirse hasta el punto que Helena y su familia lo habían hecho.

Ella me hablaba de los animales de una forma distinta a la que yo estaba acostumbrada, todos los animales, sean de la especie que sean, todos vistos desde el mismo lado y con el mismo respeto o cariño. Perros, gatos, cerdos o vacas.

Me preguntaba cosas como ¿Cuál es la diferencia entre un perro y un cerdo? ¿Por qué unos no permitimos que nadie les haga daño y protegemos  y otros nos da igual? ¿Por qué les matamos si podríamos vivir sin ellos y sin ningún tipo de alimento animal?

A todas estas y otras preguntas, yo no tenía mucha respuesta más que poner cara de :O y responder algo como …

“Pues no lo sé, supongo que es algo cultural, y con lo que yo he crecido, lo que ha sido normal en mi familia, y que lo sigue siendo. Los animales están ahí y nosotros nos los comemos por que es ley de vida”

Ella siguió dándome algunos de sus puntos de vista, y a medida que me lo explicaba, yo, en parte de acuerdo con ella, le di la razón en lo que creía, pero intenté finalizar el tema con un …

“ Es probable que tengas razón en muchas cosas, pero déjame decirte que, no voy a dejar de comer carne nunca. Lo llevo haciendo 24 años, he crecido y vivido con ello, y es que me gusta muchísimo”

Ella no insistió más en seguir con el tema en ese momento, pero más tarde empezó a contarme lo que verdaderamente era el huevo de una gallina. Y ese día me enteré que el huevo de la gallina, los huevos que nos comemos, son óvulos no fecundados de la gallina, es decir, su menstruación.

Me quedé ojiplática mientras ella me describía lo asqueroso que era, pero cuando me preguntó, ahora que lo sabes, ¿por qué seguirías comiéndolo? A lo que rápidamente contesté con un “Por que está rico”.

Yo empezaba a estar un poco cansada ya de la conversación, ya que, aunque me parecía genial lo que ella había elegido, yo ya estaba un poco incómoda después de esta conversación, ya que me sentía juzgada, y me salía el tema por las orejas.

Y es que era el segundo día que quedábamos … no creía que fuese un tema para hablar así de profundo sin apenas conocernos, y hoy me doy cuenta que me hubiese gustado tener esta conversación semanas después, con más confianza.

Ambas nos dimos cuenta de que la conversación se había vuelto incómoda, ella se fue a casa a comer, yo me quedé otro ratito en la playa, disfrutando del silencio.

Al llegar a casa, incluso recuerdo que le comenté el tema a mi familia por el grupo de whatssap y a mi novio. Les dije “ con buena fue a dar esta, si creía que podría convencerme de algo … con lo que me gusta a mi un buen churrasco …”

Helena y yo volvimos a cruzar alguna palabra por whatssap durante los siguientes meses pero, sin llegar a quedar nunca.

Conocí a más gente, y recuerdo incluso hablar en las BBQ de aquella Vegana que me había dado tanto el coñazo en la playa aquel día tan caluroso, incluso recuerdo que hicimos bromas acerca del tema … lo que no tenía ni idea en ese momento, que durante los próximos meses, tendría la curiosidad por saber un poco más sobre lo que Helena me había hablado.

¿Qué coño significaba en realidad el Veganismo? ¿Era una dieta? ¿Una forma de vida? ¿Era además una moda? ¿En que se diferenciaba del Vegetarianismo? ¿Qué narices tenía que ver el medio ambiente?

Quería saberlo, y empecé a informarme leyendo artículos en internet, viendo documentales, charlas y conferencias en youtube durante tres meses.

A medida que pasaban los meses, iba aprendiendo más cosas sobre lo que significaba haber elegido una vida como la de Helena, y cada documental que veía o cada artículo que leía, me iba dando cuenta de la razón que tenía en todo lo que contaba.

Fui capaz de hacer el ejercicio de empaparme acerca de un tema que no tenía nada que ver conmigo, abrir la mente de tal manera que no afectase mi opinión o vivencia anterior e intentar no juzgar y opinar sobre algo, sin previamente informarme.

Creo que es algo que he aprendido con los años y que sigo haciendo, y es que en cualquier aspecto de la vida , si sabes acerca de algún tema, si te has informado, crea tu propia opinión y compártela. En caso contrario, piensa muy bien lo que vas a decir antes de abrir la boca y hacer el ridículo. A veces me tengo que callar cuando se habla de un tema político, por que no estoy enterada, o de la noticia del periódico que salió anteayer y no leí. Si me interesa, me informaré, y después daré mi opinión.

Cosa que hago, y supongo que mucha gente también, es que claro, la teoría está genial, pero todos en algún momento la cagamos y hablamos sin saber, o incluso peor, juzgamos sin conocer. Y yo lo hice con Helena. Y seguramente lo habré hecho durante mi vida con más personas o situaciones.

No quiero escribir todo lo que pensé de ella, o lo que incluso llegué a decir acerca de su forma de vida, ya que me siento avergonzada de haberlo hecho y creo que es un error del que he aprendido y el cual me ayudará en muchos aspectos de mi vida en un futuro:

NO HABLAR SIN SABER. NO JUZGAR SIN CONOCER.

Anyway … después de tres meses de búsqueda, cree mi propia opinión y tomé mi propia decisión.

El 20 de Agosto de 2016 ha hecho dos meses que decidí dejar de comer productos de origen animal. Si, yo, la del churrasco y la granja de los abuelos de Lalín

.IMG_4511

 

¿Pero por qué? ¿Cómo me cambió el chip de esta manera en tres meses? ¿Qué fue lo que leí y lo que vi en esos documentales? ¿Me lavaron el cerebro?

Para resumirlo de manera rápida, y no enrollarme demasiado con este tema ya que supongo que más adelante dedicaré un post a hablar del Veganismo y medio ambiente en particular, intentaré explicarme en las siguientes líneas:

Una vez vistos más de 10 documentales acerca del Veganismo de casi dos horas cada uno, unos orientados hacia el respeto por los animales, ética y moral, otro más centrados en la dieta Vegana y los beneficios para la salud, y otros en los que explicaban la situación del medio ambiente en la actualidad y cuál es la relación con el Veganismo.

Una vez que me empapé de información, leí sobre los estudios y diferentes opiniones, una vez que pasó todo esto, era domingo, acababa de comerme una lasaña de carne buenísima, y estaba en cama viendo una conferencia en la Universidad de Florida, y cuando este documental acabó, así, de repente, sin más, me dije a mi misma : hasta aquí.

Hice el esfuerzo y gran ejercicio que no había sido capaz hasta el momento, y era el de ver a todos los animales, o casi todos, por igual, y respetarlos. Entender que todos ellos , o los más comunes que solemos llevar a la mesa, tienen en común con el ser humano mucho más de lo que jamás pensé, pero lo que más me llevó a concienciarme en este pilar, fue cuando comprendí que ningún animal debería sufrir y ser asesinado para hacerme a mi un poco más feliz a la hora de la comida o de la cena.

Jamás imaginé poder llegar a hacer este ejercicio, pero fue tan sencillo como no cerrar los ojos y mirar hacia otro lado, cuando en algunos de los documentales aparecían las barbaridades por las que tienen que pasar los animales hasta llegar al supermercado en bandejas.

El pilar mas desconocido por mi y creo que por muchísima gente es del medio ambiente, del cual, todavía sigo aprendiendo mucho hoy, y me gustaría hablar más adelante en el siguiente post, ya que no considero que tenga suficiente información creada por mi misma para compartirla con el resto, aunque después de ver diferentes documentales y estudios, como “COWSPIRACY” (El cual me parece una maravilla de documental suuuuuuuper interesante y recomendable) pude entender un poquito mejor la relación del Veganismo y el sentido común de actuar para con nuestro planeta.

Este documental está producido por Leonardo Di Caprio, y no por ningún hippie con rastas, como quizá mucha gente piensa que son la mayoría de los que se interesan por esto, y creo que no podría estar mejor contado.

Y por último, y quizá el más polémico, el pilar de la salud. He tenido que escuchar y sigo escuchando gente que dice que estoy loca, que me voy a enfermar, o que tenemos que comer de todo, por que es sano, y por que lo necesitamos y sobre todo por que en el mundo vegetal no hay todos los nutrientes necesarios para que estemos al 100%.

Cuando yo no tenía ni idea, fui precavida en este aspecto, ya que sin informarme no sabía si era cierto todo esto o no.

Hoy, después de haber leído entrevistas, artículos y estudios que afirman que todo eso anterior es falso, y es producto de las costumbres con las que llevamos conviviendo toda la vida y del miedo a lo desconocido, creo que si, que perfectamente se puede estar sano y al 100% consumiendo una dieta Vegana.

 

IMG_4837

 

Diferentes artículos que he leído anteriormente, y que están a la orden del día, con palabras de las propias personas que llevan a cabo esta dieta, desde hace mucho tiempo, o recientemente, algunos atletas de élite, algunos incluso que están ahora en las olimpiadas, y hasta algunos que todo el mundo conoce como Las hermanas tenistas Williams o El Kum Agüero, el del atleti si, llevan una dieta vegetariana o Vegana.

Y yo me pregunto ¿Si estas personas, que son las primeras que deben pasar millones de exámenes de salud, tener al 100% todas las vitaminas, nutrientes, proteínas, etc … llevan a cabo estas dietas, unos por moral, otros simplemente por mejorar su estado de salud … si ellos lo hacen, y los resultados son más que positivos … no es razón suficiente para darnos cuenta de una vez que, ser vegano o vegetariano no supone riesgos?

Obviamente, al igual que cualquier tipo de dieta, tiene que realizarse, bajo mi punto de vista, aunque sea al principio, bajo la supervisión de profesionales, los cuales te expliquen todo aquello que debes hacer para que no te falte ná de ná.

Al igual que hay gente que no está sana comiendo productos animales, hay gente que no está sana siendo vegana o vegetariana, ya que “comida basura” la hay en todo tipo de alimentaciones, y buenos y malos hábitos también.

Por ello, dos meses después de haber tomado esta decisión, y de hacerlo sin ningún tipo de supervisión, mi familia y yo hemos decidido que, primero me haré unos exámenes para saber previamente cuál es mi estado de salud actual, y con los resultados, una dietista-nutricionista y además colega Ourensana, Adriana Fernandez Vidal (adriana_nutrición) me ayudará a elaborar un tipo de dieta vegana en la que bajo su supervisión no me falte nada de nada y esté sana como un roble.

Pensé que sería el reto de mi vida, un sufrimiento al principio, y algo muy complicado con lo que lidiar día a día, pero no. No fue así, ni lo está siendo.

Lo dejé de repente, de un día para otro, y tomar esta decisión es algo de lo que me siento y me sentiré orgullosa siempre.

He dejado de pensar en mi, en mi paladar y mi placer, para pensar más allá. Pensar en el resto del reino animal, pensar en el medio ambiente, y pensar en mi salud.

Estoy feliz del paso que he dado, y aun que es cierto que en alguna ocasión es complicado encontrar fuera de casa una opción 100% vegana, siempre opto por la opción vegetariana, ya que, aunque esté completamente concienciada y satisfecha con esta decisión, a veces, cuando sales a cenar con amigos o estás de fiesta, no te queda mas remedio que, o ser un poquito flexible , o morirte de hambre y ser imbécil.

 

IMG_5297

 

Hoy cuando pienso en aquella chica que me “quería convencer de algo” cosa que me cabreó mucho en ese momento, puedo entender que lo hacía por que era algo bueno, que quería que yo supiera.

Es como si durante 24 años llevase una venda en los ojos, e hiciera una serie de cosas sin preguntarme ¿por qué? Ya que la sociedad te lleva a hacerlo y no crees que sea algo malo para ti o para otros, y menos para el planeta.

Cuando te quitas esa venda, por un lado estás feliz de haberlo hecho, pero por otro no puedes, en mi caso, sentirte gilipollas por haber sido una marioneta de las diferentes industrias que controlan a la sociedad, como es en este caso la industria láctea o cárnica.

Me he sentido estúpida que hasta ahora, no pudiese darme cuenta de que, en este y en otros muchos aspectos de la vida, nos dicen lo que tenemos que hacer, cuándo y dónde lo tenemos que hacer,  y decimos que sí con la cabeza sin importarnos nada más, sin saber si lo que estamos haciendo está bien o no, simplemente por el hecho de que el resto también lo hace, y que si lo hicieron mis padres, mis abuelos, y mis tatarabuelos será por que hay que hacerlo.

Hoy siento que yo controlo mi vida, mis pensamientos, y que nadie me volverá a poner una venda en los ojos, ni las manos en las orejas.

Hoy escucho, pienso, y actúo.

Hoy estoy feliz sin necesidad de comerme un churrasco o un plato de jamón, y quizá al estar en Australia este proceso está siendo muchísimo más sencillo, ya que en Galicia posiblemente sería todo mas duro.

Y lo más importante, estoy feliz conmigo misma, y feliz de saber que estoy poniendo un pedacito de mi para que este mundo vaya a mejor, por que no puedo no preocuparme por el medio ambiente y lo que será de mi o de mis nietos en un futuro. No puedo mirar hacia otro lado y hacer como si no pasase nada y disfrutar del ahora, ya que el ahora, si no hacemos nada, será por muy poco.

Casi medio año después, y sin saber nada de Helena, solo que ya se ha vuelto a Alemania, le escribí, y le di las gracias por aquel día en que me dio el coñazo y me habló de su historia.

Aprendí mucho de ella sin apenas conocerla, y me he dado una lección a mi misma muy pero que muy valiosa.

Pero hay algo que me acompaña desde entonces, y es el querer hacer algo productivo en la vida, más allá del mero trabajo o estudios, algo que cada día te haga recordar que estás haciendo algo bueno no solo para ti, o para los animales, si no para la bola verde y azul en la que vivimos.

 

Captura de pantalla 2016-08-03 a la(s) 22.22.29

 

 

¿Y la familia? ¿Qué dice el resto?

Pues algunos te apoyan mas que otros, unos te entienden mas que otros, y unos se interesan y quieren abrir los ojos más que otros, pero todos me han respetado (solo jodería … jaja) y apoyado en esta decisión.

Puede que los mas mayores no lo entiendan, o sea complicado intentar explicarle todo y desmontarle la película con la que llevan viviendo toda su vida, pero bueno, aunque creo que nunca es tarde para absolutamente nada, o casi nada, al igual que yo quiero que me respeten y sobretodo que puedan llegar a entenderme un poquito, yo también les respeto y les entiendo.

¿Moraleja?

No soy nadie para dar consejos, pero si me permites uno …

Abre los ojos y aprende a vivir feliz fuera de tu zona de confort, que el aprendizaje por el camino es lo que nos hace crecer. Sea sobre la elección de tu dieta alimenticia o sobre cualquier otro tema moral, haz el esfuerzo como yo, échate un poco hacia atrás, e intenta ver desde otra perspectiva las cosas, y tomar una decisión.

Y no te olvides de lo más importante, como dice la canción de Bobby McFerrin  … BE HAPPY.

Hay más cosas que contar por supuesto, esta es de las primeras … hay muchas buenas, algunas malas y tristes, otras sorprendentes, algunas románticas … aún tengo mucho por contar …. pero vais a tener que esperar a que me vuelva a sentar en la silla y coja papel y boli.

Gracias a todos los que leéis a esta tardona de las antípodas.